EL CELO EN LAS PERRAS

El celo (ciclo estral) en las perras ocurre por lo general cada 6 o 12 meses, a diferencia del ciclo menstrual en la mujer, que como su nombre lo indica se presenta cada mes. Su variabilidad en la duración y edad de presentación depende de la raza y talla, en general las razas de talla pequeñas tienden a presentarlo antes (6 meses de vida generalmente)  que las razas grandes, (entre los 6 y 15 meses de vida) y ambos casos podrían ser normales. Una singularidad es que el celo en perras nunca deja de presentarse a lo largo de su vida, los celos pueden espaciarse en el tiempo, pero no hay una menopausia como tal.


Los signos que aparecen durante el celo son muy fáciles de identificar por los propietarios,  entre ellos: inflamación de la vulva (hasta cinco veces su tamaño), atracción a los machos, descarga vaginal sanguinolenta, micciones repetidas… estos signos pueden variar entre cada celo en  una misma perra; es importante saber que pueden durar desde 3 hasta 30 días, pero la mayoría de los celos en perras tiene una duración de unos 15 días.

 

En qué día del celo debo cruzar a mi perra?


Existen muchas creencias a cerca de los días fértiles durante el celo de las perras, en los cuales  deben de realizarse las montas para que quede gestante, la más popular es realizar las montas entre los días 9 al 14 desde que se detectó el primer día de celo, el problema es que por lo general, en los primeros días del ciclo la perra no presenta sangrado, la vulva no está demasiado inflamada y no  atrae a los machos, por lo que los propietarios identifican el celo cuando ya han transcurrido algunos días. 


Otra práctica común es iniciar las montas después de que la perra deja de sangrar o cruzarla cuando esta acepte al macho. Para mala fortuna de muchos, la perra es el único animal doméstico que puede permitir la monta de un macho sin estar fértil e inclusive, sin estar en celo, y también se da el lujo de rechazar a los mejores ejemplares cuando está fértil, simplemente porque no le simpatiza y permitir la monta con otro perro de la calle. Las perras sobre protegidas, (generalmente las de raza pequeña) son las que más comúnmente rechazan las montas.


Un dato importante a tener en cuenta, es que el 90% de veces por las que las perras no quedan gestantes, son por intentar las montas en días equivocados.


Un consejo, sería iniciar las montas cuando la perra lo permita, y realizarlas cada 2 días, tantas veces que se quiera hasta que la perra no acepte al macho. Si esta opción no funciona por diferentes motivos, para el siguiente celo será necesario hacer un seguimiento del mismo, por un veterinario especializado, para determinar los días fértiles y realizar la monta o bien una inseminación artificial.