LA OBESIDAD EN LOS PERROS

La obesidad en perros es una enfermedad que se presenta muy comúnmente en la consulta diaria, a un perro se le considera obeso cuando tiene un 30% más del su peso ideal. La obesidad en perros puede estar influenciada por varios factores como lo son: raza, enfermedades, inactividad o alimentación.

La obesidad en perros es más grave de lo que se piensa ya que  afecta a muchos sistemas en los animales que lo padecen, como el cardiovascular, respiratorio así como articulaciones, huesos y además la obesidad predispone a padecer enfermedades como diabetes mellitus, infartos de miocardio, artrosis, hipertensión etc…

La presión arterial, el ritmo cardiaco, elevación del colesterol y los triglicéridos, son algunos de los problemas asociados al sistema cardiovascular, mientras que  las articulaciones de los perros pesados se desgastan mucho más rápidamente que en los perros en delgados, debido a que tienen que soportar mucho más carga de la que están diseñadas para soportar.

 

PREDISPOSICIÓN


La raza es un factor predisponente en este problema, razas como el Labrador, Golden Retriever, Cocker, Bulldog Inglés…tienen mayor disposición a padecerla, la inactividad  es una constante común, y si el consumo de calorías es mayor a las utilizadas durante el día por el perro, la tendencia será a subir de peso. 

Sin embargo existen mascotas que no comen tanto, pero nunca bajan de peso, para estos casos es importante descartar junto con su veterinario enfermedades como el hipotiroidismo, el hiperadrenocorticismo, que muchas veces son expresadas únicamente con perros obesos y aletargados. Perros que están aburridos también pueden presentar como signo de ansiedad el comer compulsivamente.

 

TRATAMIENTO MF

Un examen físico completo y en muchas ocasiones estudios de laboratorio, son indispensables para comenzar un tratamiento integral de la obesidad, y una vez teniendo como base esta información, el replanteamiento de la dieta es un punto central  así como ejercicio diario de al menos 30 minutos. 

En caso de padecer alguna enfermedad, deberá ser controlada por el veterinario y la dieta debe ser programada para una pérdida de peso paulatina y bien planificada para evitar descompensaciones.

Existen alimentos específicos con los que alimentar a nuestras mascotas, los cuales se caracterizan por disminuir  los aportes de carbohidratos y un mayor aporte de fibra en la dieta. Ninguna estas dietas es funcional por sí misma, si toda la familia no tiene el compromiso, de poner en forma a su mascota.

 

10 CONSEJOS  PARA LA OBESIDAD EN PERROS

  1. Un perro gordito no es equivalente a un perro sano.
  2. Ejercita a tu perro al menos 30 minutos diarios.
  3. Los alimentos comerciales tienen una guía atrás donde menciona la cantidad de alimento a ofrecer dependiendo del peso del perro, ajusta la dieta a tu mascota y si no mejora su peso, visita a tu veterinario.
  4. Investiga si la raza de perro que tienes, es predisponente a la obesidad.
  5. Si tu perro es predisponente a engordar, visita a tu veterinario para que te oriente acerca de los cuidados mínimos que debes tener.
  6. Perros con más del 30% de su peso, deben ser evaluados por un veterinario y descartar enfermedades como hipotiroidismo e hiperadrenocorticismo, principalmente.
  7. No ofrezcas premios y comida extra a tu perro en exceso, ya que podrías ser el causante de muchos problemas de salud.
  8. Perros de raza grande deben ser cuidados con más empeño del sobre peso, ya que sus articulaciones son más susceptibles a dañarse.
  9. Recuerda que tú tienes el control total sobre lo que come tu mascota, esto te da una gran responsabilidad pero también una gran ventaja para controlar su peso.
  10. Más del 90% de los problemas de obesidad están relacionados con el cuidado del propietario sobre su mascota.