Los palos no son juguetes para los perros, advertimos del peligro que tienen.